Mujer sola en la oscuridad

Sola

Triste y sola se sentía víctima de las circunstancias. El pasado la reconcomía y el futuro era para ella ya inexistente. Ahora se daba cuenta de que su vida había sido un claro reflejo de su interior, un total fracaso.

Sus días habían transcurrido repletos de propósitos inalcanzables y vacíos de experiencias. Siempre se había sentido inferior ante un mundo repleto de gente brillante. Una personita diminuta ante gigantes. por su

El pánico al ridículo había dominado su vida. Eran tantas las cosas que no había hecho por temor a ser el hazmerreír de todos. Había perdido tantas oportunidades. Ahora se daba cuenta del sinsentido de su comportamiento.

Lloraba al percatarse de que, a pesar de tener gente a la que recurrir, nunca había querido hacerlo. Y es que al imaginarse acercándose a alguien para contarle sus penas un malestar se apoderaba de sus entrañas y sentía como le faltaba el aire. Darse a conocer era para ella una muestra de debilidad. El miedo a las criticas la dominaba y hasta llegaba a paralizarla. Tal vez por eso se había ido apartando de la gente. No había sido algo premeditado, solamente había pasado... Ahora se daba cuenta de que, aunque le era más fácil hacer y deshacer a su antojo sin tener que dar explicaciones de nada a nadie, esa actitud no le había servido de mucho porque ELLA era su peor enemigo. Ella misma era la que más se criticaba y la que más se censuraba... ELLA y nadie más

Mujer angustiada, triste, sola

Su vida había sido una total contradicción. nunca había creído en la felicidad, pero siempre había deseado ser feliz. No quería sentirse sola, pero no dejaba que nadie se le acercara demasiado. Y así, durante sus más de cuarenta años de existencia.

Ahora, sin embargo, ya no servía de nada darse cuenta de los errores pasados. Ahora escuchaba pero ya no oía, miraba pero no veía, caminaba pero no avanzaba. Ahora todo había acabado. Por fin moriría como siempre había vivido. Sola.

FIN

A %d blogueros les gusta esto: