Imagen que decora el artículo denominado nanorelato

Nanorelato

Me he apuntado a un curso de Escritura creativa. Microrelatos: técnicas, géneros y trucos impartido en el Cèntric Espai Cultural

Una de las primeras actividades que nos encomendó el profesor fue la de escribir un nanorelato, que es un texto libre de una extensión máxima de veinte palabras. Aquí os dejo el mío:

 

La Cornisa

La decisión estaba tomada. Saltó desde aquella cornisa y mientras lo hacía se arrepentía cómo nunca antes lo había hecho.

El sentido de mi nanorelato estaba claro, quería mostrar a una persona que se da cuenta del grave error que está cometiendo, cuando ya no hay vuelta atrás. Y es que el suicidio no es una broma. Asimismo, con el titular: La cornisa, buscaba evocar la idea de un límite, la existencia de una fina línea, un estrecho espacio entre la vida y la muerte.

El profesor abogaba por un título más conciso para mi relato. Un título, como, por ejemplo: La decisión. Ciertamente es una opción.

Por otra parte, estuvimos planteando la posibilidad de cambiarle el sentido al texto, eliminar su tono dramático y darle incluso una pizca de humor macabro. Y es que piénsalo, si en lugar de llamarlo La Cornisa, lo hubiera titulado: Primera planta o Pierna rota… hagamos el ejercicio...

Primera planta // Pierna rota

La decisión estaba tomada. Saltó desde aquella cornisa y mientras lo hacía se arrepentía cómo nunca antes lo había hecho.

¿Cambia la cosa? ¿Bastante, no?

¿Quieres que juguemos más? ¿Tú, qué título le pondrías? ¡Venga, anímate y opina! 

2 comentarios en “Nanorelato”

    • ¡Me encanta! Ciertamente, las opciones son muchas:

      Descubriendo el parapente
      La decisión estaba tomada. Saltó desde aquella cornisa y mientras lo hacía se arrepentía cómo nunca antes lo había hecho.

      Gracias

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: