Más comunicación para la Economía Social y Solidaria

Más comunicación para la Economía Social y Solidaria

El Tercer Sector también precisa de comunicación y de sus profesionales para llevar a cabo sus propósitos

Hace ya algunos años, la Asociación PUSE (Por una Sociedad Equitativa) realizó una especie de mercadillo de 2ª mano en la plaza mayor de su localidad. El dinero recaudado estaba destinado a becas para colonias y casales de verano para niños y niñas del pueblo con riesgo de exclusión social. Lamentablemente, la participación en el mercadillo fue baja, pocas personas donaron objetos para ser vendidos y pocas también compraron. Así que los beneficios fueron más bien parcos. Y, finalmente, solo se pudo subvencionar una beca. Una pena… ¿verdad?

¿Por qué fue tan poca gente?

Muchos son los motivos que pudieron provocar dicha realidad. No existe solamente una razón, sino que la causante es la conjunción de todas ellas. Vamos a verlas:

⇒ La meteorología puede ser un motivo, ya que dependiendo del clima la gente hace una cosa u otra. Si hace frío y/o llueve suele quedarse en casa y si hace mucho calor prefiere ir a algún sitio para refrescarse. En el caso del mercadillo solidario de PUSE el tiempo no fue tan determinante, ya que hacía un día perfecto, ni mucho calor ni mucho frio.

⇒ Coincidencia con otros eventos en la misma localidad o en otra próxima. Es importante que la fecha de nuestra actividad no coincida con otra que sabemos que es más conocida o que cuenta con más seguidores, como puede ser un partido de fútbol o unas fiestas populares. En cuanto a la iniciativa que ahora nos atañe, podemos afirmar que no había ningún otro acontecimiento destacable ese mismo día ni en la ciudad ni alrededor.

⇒ Una escasa diseminación del evento. Los diez voluntarios y voluntarias que forman PUSE difundieron su mercadillo a través de estos canales:

⊗ Revista mensual editada por el Ayuntamiento

⊗ Entrevista en la radio local

⊗ Carteles en A4 pegados por lo voluntarios en diferentes establecimientos de la localidad

⊗ Difusión a través de las Redes Sociales de la entidad (Facebook y Twitter)

⊗ Comunicación mediante whatsapp de los miembros a sus conocidos y familiares.

¿Es correcta esta difusión?

Depende, teniendo en cuenta los pocos recursos humanos con los que cuenta esta asociación cualquier labor es aplaudida, ya que recordemos que la decena de personas que la componen participan de manera voluntaria. Es decir, tienen un trabajo y una familia y su tiempo libre lo dedican a PUSE. ¡Bravo y gracias!

Sin embargo, ello significa que con las pocas horas con las que cuentan deben realizar unas tareas y relegar otras. Y claro, a pesar de ser conscientes de que la comunicación es esencial para el éxito de cualquier propuesta, se ven incapaces de desarrollarla correctamente.

Tablero con notas enganchadas

Un caso ficticio

Así es, esta asociación no existe, me la he inventado yo, pero podría serlo ¿verdad? Seguro que muchos reconocéis escenarios como este o incluso los hayáis vivido si formáis parte de una entidad similar. Y es que este ejemplo es real como la vida misma y con él quiero recalcar la importancia de contar con una persona que trabaje en la comunicación de nuestra entidad. Y digo, que trabaje, es decir, que perciba un sueldo por dicha actividad.

¿Un sueldo? ¡Eso para una asociación pequeña es un gasto enorme!

¿Un gasto? Yo creo que no, más bien creo que es una inversión, ya que darnos a conocer y difundir nuestras iniciativas nos reportará beneficios y podremos realizar las buenas causas que nos propongamos. No es necesario contratar a un o una profesional a jornada completa, puede ser a media jornada o por proyectos. Pero es fundamental que se dedique únicamente a ello, a la comunicación y todo lo que ello conlleva.

¿Y no lo puede hacer una persona voluntaria?

Pues claro, pero no se dedicará al cien por cien a dicha labor y eso al final repercutirá en nuestra asociación. Asimismo, el voluntario o voluntaria en cuestión no se ha formado en el ámbito de la comunicación y, por tanto, sus acciones se irán desarrollando sobre la marcha y sin una estrategia clara. Es necesario pues, contar con un profesional del sector que establezca unas pautas y estructure todo lo que se quiera comunicar y analice la respuesta del público. Esta es una labor que requiere de persistencia y constancia porque sus resultados no son inmediatos y a veces exigen planteamientos o cambios en nuestras actuaciones.

La buena voluntad no hará que logremos los objetivos de nuestra entidad, antes debemos ser capaces de dar a conocer nuestros proyectos y seducir a los miembros de la comunidad, para, de este modo, llevar a cabo nuestras buenas causas.

A %d blogueros les gusta esto: